Home

Información breve

La Obra de los Santos Ángeles

A?Cómo surgió la Obra de los Santos Ángeles?

En su última alocución, poco antes de su muerte, el papa Pío XII exhortó a los peregrinos urgentemente, a despertar, a avivar en si mismos el sentido del mundo invisible que nos rodea... y a mantener un cierto trato familiar con los Ángeles, cuya solicitud constante se emplea en nuestra salvación y en nuestra santificación (G. Huber, Mi ángel marcherá delante de ti, Madrid 1990,9.ed, p.31).

Más o menos diez años antes, considerando las necesidades del tiempo, un pensamiento similar, había sido la ocasión de que un grupo de sacerdotes y estudiantes de teología de diferentes naciones se encontraran en Innsbruck. Éstos, fueron inmediata-mente fortalecidos mediante la advertencia del Santo Padre, para hacer más consciente la ayuda de los Santos Ángeles, en el camino personal a DIOS, especialmente para la pastoral además de pedirles ayuda en las necesidades de nuestro tiempo.

Por medio de cartas circulares que regularmente fueron enviadas, los miembros fueron introducidos más profundamente en la espiritualidad, que se orienta en el modelo de los Ángeles y, trayendo consigo a la vez, una profundización en los misterios de la fe católica. Para estas cartas, el obispo de Innsbruck Pablo Rusch dio su "Imprimatur". Debido a su estima, hacia este movimiento religioso, lo quiso asegurar en una forma canónica, y para integrarlo en la vida de Iglesia, erigió el 20 de abril de 1961 la Cofradía de los Ángeles de la Guarda (Schutzengelbruderschaft). En el curso de los años, la Obra de los Santos Ángeles creció más, llegando a llamarse Opus Angelorum (OA), en alemán Engelwerk; no tanto mediante el anuncio y capacidades humanas, sino que, así nosotros lo creemos, mediante los mismos santos Ángeles: Ellos dirigieron, condujeron e indicaron los caminos, ellos abrieron las puertas de los corazones de los creyentes, sacerdotes y obispos. Muchos se interesaron y encontraron especialmente en los ejercicios espirituales, fortaleza y la ayuda deseada para su vida cristiana. La Obra de los Santos Ángeles llegó a ser así un movimiento mundial.

B) ?A quién se dirige la Obra de los Santos Ángeles?

La Obra los Santos Ángeles se fundamenta completamente sobre la fe, que la Iglesia católica nos enseña. Se dirige a todos los fieles, y los invita a una vida consciente y profundizada con los santos Ángeles. Seguramente, quien no cree en la existencia y la actuación de los santos Ángeles, le será difícil comprender. Sin embargo, quien toma en serio su fe en la doctrina de la Iglesia sobre los Ángeles, encontrará el testimonio sobre la existencia y actuación de los santos Ángeles en toda la Sagrada Escritura, a partir del libro de Génesis, hasta el Apocalipsis. A la llegada del Señor, siempre le preceden los santos Ángeles, ya sea en su advenimiento en la carne (Lc 1,26) o ya sea en su regreso en la gloria (Mt 15,31; Lc 9,16; Apc 22,6). En los Hechos de los Apóstoles podemos encontrar, que para los primeros cristianos, la fe en los santos Ángeles, era una certeza indiscutible (Cfr Hch 12,15). Para los santos en la historia de la Iglesia, la existencia de los espíritus puros y poderosos, había sido una verdad concreta de la fe, confirmada siempre de nuevo por experiencias. Numerosos santos estuvieron unidos con los Ángeles, sobre todo con su Ángel de la Guarda, de manera muy especial, mediante el amor y veneración extraordinaria, a veces mediante una relación familiar única con ellos. Son de peso seguramente las palabras del famoso dogmático y cardenal Charles Journet: Los Ángeles se dan a conocer a sí mismos, pero solo a aquellos, que los aman y los invocan. (G. Huber, ibid., p.189)

C) ?Cuál es la naturaleza y finalidad de la Obra de los Santos Ángeles?

La finalidad de la Obra de los Ángeles, como de cada Ángel fiel a DIOS, es siempre el servir al Señor y conducir a los hombres a la alabanza de su gloria (Ef 1,12). El prefacio de la misa en honor de los santos Ángeles hace ver, que nosotros podemos reconocer en la gloria de los Ángeles, la fuerza y grandeza de DIOS. El sacerdote se dirige en nombre del pueblo de DIOS, a DIOS-PADRE: ...el honor que tributamos a los que te fueron fieles redunda en tu gloria y proclama tu grandeza; pues si es digna de admiración la criatura angélica, lo es inmensamente más Aquel que la creó.

Los santos Ángeles son espíritus puros, enviados para ayudar a aquellos, que han de heredar la salvación (Hb 1,14). Por esa razón ellos pueden y quieren permanecer con nosotros, para ayudarnos a crecer en el conocimiento y amor a DIOS. El requerimiento es sin embargo, que ellos sean mejor conocidos como siervos potentes de DIOS, quienes son amados e invocados en las necesidades de nuestro tiempo, para ayudarnos. Los miembros de la Obra se esfuerzan en una colaboración consciente con los santos Ángeles para mayor gloria de DIOS, para la salvación de las almas y para la santificación de la creación entera. Estas tareas esencialmente sacerdo-tales, JESUCRISTO las quería continuar visiblemente en Su Iglesia mediante los consagrados a DIOS, los sacerdotes. Por esta razón, el cuidado del sacerdocio sacramental en la Iglesia es una característica esencial de la Obra de los Santos Ángeles. La expiación por los sacerdotes, sobre todo por aquellos que se volvieron infieles a su vocación, es parte urgente del cuidado de este estado. La promoción de familias sanas cristianas, que es el mejor suelo para la vocación sacerdotal, es otro de los objetivos de la Obra. Otras características de la Obra de los Santos Ángeles son: La educación para la adoración a DIOS, la promoción de la piedad eucarística; la veneración a María y la lealtad y la obediencia al vicario de CRISTO.

El 13 de octubre de 1968 sacerdotes de cuatro naciones, que se empeñaron por la Obra de los Santos Ángeles, hablaron con el papa Pablo VI. El Santo Padre les dijo: "Amados hijos, su Obra es una gran Obra de amor para nuestros hermanos en el sacerdocio, con una misión importante en la santa Iglesia!" Él expresó entonces el pedido urgente, de que ellos deberían, en todos los lugares adonde llegaran, llamar a los creyentes a rezar mucho por los sacerdotes.

Esta finalidad no es una propiedad particular de la Obra de los Santos Ángeles. Típica sin embargo, es la forma de la realización: En el escuchar atento al Ángel, es más fácil para el hombre, reconocer la voluntad de DIOS y, cumplir con su asistencia, la vocación que DIOS le dio para vivir. Se promueve la veneración particular de los santos Ángeles mediante el dirigirse hacia el santo Ángel de la Guarda, y las vocaciones para la vida apostólica y contemplativa. Numerosas personas ya han informado hasta ahora de esta manera de educar de DIOS, con alegría y gratitud.

D) ?Como juzga la Iglesia a la Obra y la espirituali-dad de la "Obra de los Santos Ángeles"?

Acerca de la actividad extensiva y bendecida de retiros y el apostolado sacerdotal de la OA, la Sagrada Congregación para la doctrina de fe sometió a OA por un largo tiempo a un examen. El resultado de este examen llegó a ser comunicado al procurador de la Obra de los Santos Ángeles el 5 de octubre de 1983 en el documento con fecha del 29 de septiembre de 1983 (Prot. núm. 1005/69). En la carta del cardenal José Ratzinger, prefecto de la Congregación por la doctrina de Fe, se dice así entre otros:

"En este documento Uds. encontrarán aquellas decisiones, que ayudarán al Opus Angelorum, a desenvolverse según el sentido dentro de la orientación eclesiástica. Deseo a ustedes y a sus colaboradores un buen trabajo en el servicio del único Señor Jesús, en la plena lealtad a las directrices del Magisterio de la santa Iglesia, y tomo la oportunidad, de expresar a ustedes mi estima sincera."

Con el Decreto Romano del 6 de junio de 1992 se completó un segundo examen de la Obra y fue suspendido el uso de las revelaciones privadas sobre los santos Ángeles, en cuanto éstas no corresponden a la Tradición general de la Iglesia. En una declaración pública, la dirección de la Obra de los santos Ángeles constató, que el decreto se dirige directamente al Opus Ss. Angelorum (Obra de los Santos Ángeles) como una ?Asociación de fieles? reconocida por la Iglesia. No ofrece por tanto de ninguna manera la idea de una prohibición de la Obra de los Santos Ángeles como tal. (Communiqué del 22 de junio de 1992, punto 1). A las restricciones se contestó:

"2. El Opus Ss. Angelorum puede y debe promover y difundir la devoción a los santos Ángeles en la Iglesia. Las disposiciones restrictivas del Decreto se refieren a la aplicación y a la propagación de partes exactamente definidas del cuerpo de los escritos propios de la Obra, es decir de aquella angelología propia del Opus Ss. Angelorum, que no se deriva de la escrita y transmitida Palabra de DIOS sino que es conocida solamente por las revelaciones privadas y las prácticas unidas a ellas.

3. La Obra de los Santos Ángeles se confiesa y se fundamenta en la Palabra de DIOS, como se presenta en la Sagrada Escritura, en la Tradición y en el Magisterio vivo de la Iglesia ("Dei Verbum" núm 10) como base de cualquier espiritualidad cristiana y especialmente de la vida consagrada a DIOS. El Opus Ss. Angelorum es y permanece siempre fiel y obediente al Santo Padre. Esta fidelidad y obediencia promete cada miembro en su ingreso a la Obra de los Santos Ángeles y se hace ahora más firme ante las disposiciones del Decreto del 6 de junio de 1992.

4. La interpretación y el cumplimiento de las decisiones varias del Decreto ejercerán en absoluta armonía y colaboración con la Santa Sede."

E) ?Qué es la "Orden de la santa Cruz", su tarea y su relación con la OA?

En muchos, sobre todo en los miembros jóvenes de la Obra de los santos Ángeles, despertó el deseo, de dedicar su vida completamente a DIOS. Los sacerdotes, que se abogaron especialmente para la evolución de la Obra de los Santos Ángeles, se esforzaron así para el establecimiento de una comunidad religiosa masculina y femenina. Se realizó por primera vez en la arquidiócesis de Aparecida/Brasil para los hombres, la "Societas Fratrum a Cruce". Para las mujeres se fundó la "Societas Sororum a Cruce". Ambos se comprenden a sí mismos como comunidades, que aspiran a una vida religiosa en el sentido clásico. Además se formó la comunidad de las "auxiliares misioneras", que se dedican en forma oportuna y moderna a la pastoral, así como también al trabajo social y caritativo en la Iglesia.

En un esfuerzo por llevar una vida religiosa reconocida por la Iglesia, los responsables recibieron el consejo, de no fundar una nueva comunidad, sino renovar una Orden antigua, cuyos ideales fueran compatibles con lo que la OA buscaba realizar. Así, se encontró la Orden de los Canónigos Regulares de la Santa Cruz. Ésta se había fundado en el año 1131 en Coimbra/Portugal y se dedicó especialmente a la liturgia solemne y al anuncio del santo Evangelio. El primer prior fue san Teotonio, que fue al mismo tiempo el primer santo canonizado de Portugal.

Ya el sello de la Orden, que representa una gran cruz y dos Ángeles en adoración, nos deja ver que esta Orden antigua tomó cargo de la veneración especial de los santos Ángeles. Por 700 años estuvo en gran florecimiento, hasta que finalmente en el año 1834 fue suprimida por un gobierno liberal violentamente.

Otros acuerdos asombrosos con los ideales inspirados de la Obra de los Santos Ángeles, condujeron finalmente en la Iglesia a la restauración de esta Orden de la Cruz -como se llama en forma corta- mediante los miembros de la Obra de los Santos Ángeles. Esto se realizó mediante un decreto de la Santa Sede del 29 de mayo de 1979.

La antigua Orden de la Cruz consideró como una de sus tareas principales, la dirección de la Universidad de Coimbra por muchos siglos. Hasta su supresión la Orden había puesto a su canciller. Poco después de la restauración, vino un obispo diocesano de Brasil a Roma y pidió, el 4 de julio de 1983, en una audiencia personal al papa Juan Pablo II, si podía instituir teólogos de la Obra de los Santos Ángeles para la construcción de su seminario. El Santo Padre dio su consentimiento. La Orden de la Santa Cruz vio en esta invitación un mandato y retomó nuevamente esta antigua tradición de enseñar. Entretanto podría erigirse el propio "Institutum Sapientiae" de la Orden, como un seminario de formación de sacerdotes en la diócesis de este obispo.

El espíritu de la adoración, la formación ascética y espiritual de los candidatos, la celebración de la liturgia solemne y una vida profunda de oración, forman el fundamento de la educación en este instituto. La aceptación absoluta de la cruz, el amor siempre más íntimo al Señor en la santísima Eucaristía y a su madre MARÍA, la reina de los Ángeles y madre de todos los sacerdotes, son el objetivo de esta formación. Un estudio científico sólido de la filosofía y teología en lealtad al Magisterio y a la Tradición viva, debería dar a nuestra Iglesia católica sacerdotes bien formados y celosos por las almas, que se caracterizan por la obediencia al Santo Padre y a la autoridad legítima de la Iglesia. Esta educación será acompañada por la oración insistente de los fieles.

Los estudiantes para el sacerdocio, la mayoría de distintas nacionalidades, los miembros de diferentes comunidades religiosas y diócesis, están visitando actualmente la nueva facultad filosófica y teológica. Desde 1984 a 1996, 60 de los seminaristas, que habían sidos formados en este Institutum Sapientiae, recibieron la Ordenación sacerdotal.

Además del empleo particular para la educación de sacerdotes, la Orden se esfuerza por una profundización de la vida espiritual de sacerdotes y consagrados a DIOS y para la pastoral. La vida canónica en la comunidad según el modelo del Señor con sus apóstoles ("Vita apostolica") y siguiendo la regla de san Agustín debe servir para la ayuda mutua y sobre todo para la celebración solemne de la liturgia.

La Iglesia explícitamente reconoce la Orden de la Santa Cruz y la Obra de los Santos Ángeles como dos instituciones independientes, que mutuamente puedan enriquecerse entre sí mismas espiritualmente.

Esta información quiere describir en breves rasgos a la Obra de los Santos Ángeles. Una introducción más profunda, acompañamiento y formación continua, se pueden obtener mediante la participación en los ejercicios espirituales o retiros, que son realizados por sacerdotes de la Obra y la Orden de la Cruz. También es posible una conversación personal previa cita.

Texto revisado y aprobado por el Delegado Apostólico para la Obra de los Santos Ángeles

Para cualquier información dirigirse a: Secretariado Obra de los Santos Ángeles, San Miguel del Milagro, Apdo.Post. 222, C.P. 90.000 Tlaxcala, México

Oración: MARÍA, Tú farol 
en medio de las olas tempestuosas 
acógenos hacia dentro de la luz 
imper-turbable de tu confianza y déjanos
ser los salvados y los salvadores. Amén.